TERAPIA OCUPACIONAL EN EL DOMICILIO

La terapia ocupacional es una disciplina socio-sanitaria que se centra en tratamiento de personas que presentan algún déficit en el desempeño de sus actividades y ocupaciones cotidianas, desde las más básicas como el aseo o el vestido, hasta tareas más complejas como el manejo del dinero o el cuidado del hogar. Su finalidad es mejorar la autonomía de la persona, y mejorar la calidad de vida.

Una intervención desde terapia ocupacional en el domicilio nos permite trasladar a la vida diaria todos los objetivos que se trabajan en las sesiones de fisioterapia, neuropsicologia y logopedia. En el propio entorno de cada persona será posible adaptarnos a las necesidades individuales y personales de cada uno.

En el domicilio analizamos las actividades que se llevan a cabo con el fin de detectar dificultades o habilidades y destrezas. También analizamos el rol actual que desarrolla cada uno en su entorno. Muchas veces tras sufrir un daño cerebral la persona cambia los roles de casa y pasa a depender de una tercera persona para realizar sus actividades cotidianas. Estos roles en vez de ir adaptándose a los avances en la rehabilitación, tienden a cronificarse y los familiares adoptan el papel de cuidador y el paciente tiene un papel más pasivo en las actividades básicas de aseo y autocuidado y en los tareas del hogar.

Por ello en la Clínica de Neurorehabilitación creemos que es muy importante poder hacer una intervención de TO para animar, ayudar y entrenar las diferentes tareas y actividades cotidianas, mejorar la autonomía y cambiar el rol de la persona afectada para que sea más activo y participativo. Se realiza un asesoramiento y recomendación sobre cambios y adaptaciones necesarias que faciliten la accesibilidad y la movilidad dentro del hogar.

Un ejemplo de sesión de TO en el domicilio podría ser participar en la cocina. Desde escoger la cena mirando lo que hay en la nevera, preparar la comida (limpiar, cortar los alimentos y cocinarlos) todo ello entrenando la utilización y manejo de dispositivos que faciliten la realización de la actividad (como sería una tabla de cocina para hemiplejias). En todo este proceso la persona trabaja aspectos motores, neuropsicológicos (como recordar los pasos a realizar, prevenir lo que necesitamos para cocinar, estar atento a los imprevistos o organizar el tiempo y el espacio), aspectos de logopedia (lenguaje oral, lectura, comprensión del lenguaje) y aspectos emocionales. Otros ejemplos serían poner y vaciar el lavavajillas o la lavadora e incluso salir solo de casa y poder desplazarse por el barrio (a pie o en silla de ruedas) de manera autónoma y con seguridad.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>