Jaume Navarro

Tengo 56 años y empecé a venir en abril de 2008, después de haber tenido un accidente vascular en agosto de 2007, habiendo pasado posteriormente unos meses en Guttmann. Ahora vengo tres veces por semana. Aquí dan un tratamiento muy personalizado, según lo que cada uno necesita.

Son chicas (digo chicas porque las que trabajan aquí son todas chicas) muy profesionales y a la vez, muy humanas y muy sencillas; exigen mucho, si, y hay días que acabo rendido, pero creo que los que tenemos este tipo de lesiones necesitamos sitios y personas así.