Terapia Acuática

La terapia acuática se basa en la realización de terapia física en un medio acuático, de tal manera que se utilizan las propiedades mecánicas del agua asociadas a las formas de intervención de la fisioterapia con el objetivo de mejorar la función, la actividad y la participación de los pacientes. Uno en los principales campos en los que podemos aplicar esta forma de tratamiento es el de la neurorehabilitación, dirigido, entre otros, a pacientes adultos que padecen procesos neurológicos, como el ictus, la esclerosis múltiple, el parkinson, el daño cerebral, los tumores cerebrales, las disfrofias musculares, las lesiones medulares, etc. o niños con alteraciones motoras por daño cerebral desde nacimiento o adquirido.

Así, podemos intervenir de una forma rehabilitadora, a modo preventivo, de tratamiento, como actividad física o deportiva o, simplemente, con el objetivo de proporcionar un momento de bienestar al paciente. El agua nos proporciona un medio donde el cuerpo adquiere gran cantidad de libertad de movimiento y donde puede llevar a cabo ejercicios y actividades difícilmente realizables en suelo firme, pudiendo actuar sobre el equilibrio, la coordinación, la destreza, la marcha, el control postural, el acondicionamiento físico, la función pulmonar, etc.

Dentro de muchos y diversos tipos de terapia acuática, uno de los más conocidos y utilizados es el Concepto Halliwick. Éste tiene como objetivo principal el de dar a todo el mundo libertad e independencia para realizarse en el agua. La idea es, pues, enseñar a cualquier persona, sin importar su patología, a nadar, proporcionando los fundamentos físicos y mentales para tal fin. Una de las características que mejor definen este concepto es que se trabaja respecto a las habilidades que la persona posee en el agua y no teniendo tanto en cuenta la discapacidad que presenta en “tierra”.

Incluso si una de las prioridades es que el paciente pueda llegar a nadar de forma independiente, no es lo único que se destaca dentro de este concepto. En Halliwick se le da gran importancia al aspecto relacional de la piscina. Por ello, se trabaja frecuentemente en grupos, principalmente en el caso de los niños, para favorecer el estímulo del grupo, la demanda de concentración de los participantes y la cooperación entre ellos, creando además vínculos entre los miembros. Pese a esto, también pueden desarrollarse sesiones de forma individual, frecuentemente en el caso de los adultos.

En la Clínica de Neurorehabilitación contamos con terapeutas formados en este Concepto. Así, las sesiones se adaptarán a las necesidades personales de cada paciente, ya sea de forma individualizada o en grupos, contando para ello con la ayuda de familiares o amigos que también participarán en la sesión dentro del agua. Nuestro objetivo siempre será que la persona se independice en el agua lo más rápido posible, para que pueda incluso ir a la piscina como actividad física o deporte de forma autónoma. Aunque siempre estaremos dispuestos a darnos un chapuzón!

IMG-20171122-WA0001

http://www.halliwick.com.br/es_ES/a-filosofia
http://www.halliwick.com.br/es_ES/a-filosofia

Autor: Jesús Márquez Neila

Un comentario en “Terapia Acuática

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>