TERAPIA OCUPACIONAL EN EL DOMICILIO

La terapia ocupacional es una disciplina socio-sanitaria que se centra en tratamiento de personas que presentan algún déficit en el desempeño de sus actividades y ocupaciones cotidianas, desde las más básicas como el aseo o el vestido, hasta tareas más complejas como el manejo del dinero o el cuidado del hogar. Su finalidad es mejorar la autonomía de la persona, y mejorar la calidad de vida.

Una intervención desde terapia ocupacional en el domicilio nos permite trasladar a la vida diaria todos los objetivos que se trabajan en las sesiones de fisioterapia, neuropsicologia y logopedia. En el propio entorno de cada persona será posible adaptarnos a las necesidades individuales y personales de cada uno.

En el domicilio analizamos las actividades que se llevan a cabo con el fin de detectar dificultades o habilidades y destrezas. También analizamos el rol actual que desarrolla cada uno en su entorno. Muchas veces tras sufrir un daño cerebral la persona cambia los roles de casa y pasa a depender de una tercera persona para realizar sus actividades cotidianas. Estos roles en vez de ir adaptándose a los avances en la rehabilitación, tienden a cronificarse y los familiares adoptan el papel de cuidador y el paciente tiene un papel más pasivo en las actividades básicas de aseo y autocuidado y en los tareas del hogar.

Por ello en la Clínica de Neurorehabilitación creemos que es muy importante poder hacer una intervención de TO para animar, ayudar y entrenar las diferentes tareas y actividades cotidianas, mejorar la autonomía y cambiar el rol de la persona afectada para que sea más activo y participativo. Se realiza un asesoramiento y recomendación sobre cambios y adaptaciones necesarias que faciliten la accesibilidad y la movilidad dentro del hogar.

Un ejemplo de sesión de TO en el domicilio podría ser participar en la cocina. Desde escoger la cena mirando lo que hay en la nevera, preparar la comida (limpiar, cortar los alimentos y cocinarlos) todo ello entrenando la utilización y manejo de dispositivos que faciliten la realización de la actividad (como sería una tabla de cocina para hemiplejias). En todo este proceso la persona trabaja aspectos motores, neuropsicológicos (como recordar los pasos a realizar, prevenir lo que necesitamos para cocinar, estar atento a los imprevistos o organizar el tiempo y el espacio), aspectos de logopedia (lenguaje oral, lectura, comprensión del lenguaje) y aspectos emocionales. Otros ejemplos serían poner y vaciar el lavavajillas o la lavadora e incluso salir solo de casa y poder desplazarse por el barrio (a pie o en silla de ruedas) de manera autónoma y con seguridad.

¿QUE NOS APORTAN LAS VIDEOCONSOLAS EN EL ÁMBITO DE LA NEUROREHABILITACIÓN?

Los videojuegos actuales han desarrollado una evolución tecnológica que permite su uso, no sólo en el ámbito del ocio, sino también para fines terapéuticos.

Gracias a la captura de movimientos por el sistema Kinect permite a los usuarios controlar e interactuar con la consola sin necesidad de tener contacto físico con un controlador de videojuegos tradicional, mediante una interfaz natural de usuario que reconoce gestos, comandos de voz y objetos e imágenes. El videojuego ofrece un realidad virtual que permite crear un avatar de la persona que la introduce en el juego y la estimula físico, cognitivo y sensorialmente.

En el ámbito de la rehabilitación motora se han realizado varios estudios que muestran resultados favorables en afectaciones de origen neurológico.

Las videoconsolas de última generación (Nintendo Wii®, Kinect para Microsoft Xbox®) permiten trabajar alteraciones de equilibrio, marcha, funcionalidad y actividad de extremidad superior y tolerancia al esfuerzo. Estos mecanismos nos permiten realizar valoraciones objetivas de equilibrio, control postural, y movilidad de la extremidad superior.

Las ventajas de estos sistemas es que combinado con la rehabilitación convencional permite basar la terapia en los principios de aprendizaje motor: participación activa del paciente física y cognitivamente, repeticiones de movimientos funcionales, dar un feedback visual, auditivo y propioceptivo constante de los movimientos realizados y mantener un interés y motivación mientras se realizan las tareas.

Un inconveniente de las videoconsolas es el nivel de dificultad que muchas veces supone para el paciente neurológico, por eso están implementando software específicos para la neurorehabilitación cognitiva o motora. Varios ejemplos de estos software son: Neuroathome®, Biotrak®, VirtualRehab®, SONRIE®, Neurorehabilitation Training Toolkit® o Rehabcity®.

Ejercicios LSVT para el tratamiento de síntomas motores del Parkinson

Recientemente, hemos hecho un interesante descubrimiento para el tratamiento de los pacientes con Parkinson. Se trata de un programa de ejercicios llamado LSVT (Lee Silverman Voice Treatment). Creado inicialmente con el objetivo de mejorar los trastornos motores relacionados con el habla (LSVT LOUD), recientemente se ha ampliado para abordar el tratamiento de las extremidades (LSVT BIG) de los pacientes con Parkinson.

Los objetivos de la terapia son:

  • Aumentar la amplitud de movimiento: volumen a nivel del habla y movimientos más amplios a nivel de las extremidades (brazos y piernas).
  • Recalibración sensorial: para ayudar a los pacientes a reconocer los movimientos con mayor amplitud como normales.
  • Ejercicios se pueden realizar de manera autónoma y permiten entrenar la atención a la acción, lo que facilita el mantenimiento a largo plazo de los resultados del tratamiento.
  • La intensidad en la que se realiza esta terapia impulsa los mecanismos de neuroplasticidad y el aprendizaje motor.

 

En el siguiente enlace se puede visualizar un ejemplo de ejercicios LSVT BIG.

Ya seáis terapeutas o pacientes, si estáis interesados en recibir formación en terapia LSVT para el tratamiento de los síntomas motores del Parkinson no dudéis en poneros en contacto con la Clínica de Neurorehabilitación.

Realidad Virtual en Neurorehabilitación

La realidad virtual es un sistema tecnológico que ha ganado terreno en la rehabilitación neurológica en los últimos años aun que se ha empezado a desarrollar en los años 60. La Realidad Virtual es utilizada para crear artificialmente información sensorial de un entorno virtual interactivo siendo percibido como real y favoreciendo así la exploración, compromiso, curiosidad y motivación.

En la clínica neurológica de fisioterapia de Sant Cugat del Valles, integramos sistemas de Realidad Virtual en neurorehabilitación de pacientes con Ictus, lesión medular, esclerosis múltiple y otras enfermedades neurológicas. El objetivo de su integración es aumentar la eficacia del tratamiento según la evidencia científica, aumentar la adherencia del tratamiento por parte de los usuarios y proporcionarles oportunidades y sensaciones no conseguidas por métodos convencionales.

En el campo de la rehabilitación de enfermedades y especialmente de los déficits causados por las lesiones del sistema nervioso, se observa un desarrollo importante de diferentes sistemas y herramientas. Gran parte de estas herramientas están enfocadas al tratamiento del sistema cognitivo (ejemplo: alteración de la memoria) sistema motor (ejemplo: movimiento de piernas) y sistema sensitivo (ejemplo: dolor neuropático).

Un ejemplo de la aplicación de sistemas de Realidad Virtual en la rehabilitación de pacientes en este centro neurológico es en alteración del equilibrio. La alteración del equilibrio puede llevar a reducción de la practica de actividad física y ambulatoria, limitar la participación en las actividades de la vida cotidiana y deterioro de la calidad de vida. Con sistema de realidad virtual el terapeuta puede proporcionar al paciente el entorno adecuado para el trabajo del equilibrio sin exponerlo a riesgos. En este caso activando el sistema visuo-vestibular implicado en la manutención del equilibrio, marcha etc.

Existen varios estudios publicados que concluyen que intervenciones basadas en Realidad Virtual son efectivas en el tratamiento del equilibrio y déficit de la marcha después del Accidente Cerebral Vascular o Ictus. Sin embargo no se pueden construir protocolos de intervención ya que el terapeuta tiene el papel fundamental de valorar y elaborar el plan terapéutico mas adecuado a cada paciente.

Grúa de techo

La grúa de techo cuenta con un arnés que sujeta el tronco y puede adaptarse a la morfología de cada paciente. Un motor permite desgravar progresivamente y graduar el peso que las piernas tienen que sostener.

Es útil para pacientes con falta de fuerza en las piernas o en pacientes con problemas de equilibrio.

En la Clínica de Neurorehabilitación tenemos instalado con un sistema de raíles que permite al paciente caminar por toda la sala de tratamiento.

También utilizamos la grúa de techo en la cinta de marcha para dar seguridad al paciente mientras le ayudamos a controlar el movimiento de una pierna.

Dos ejercicios que debes realizar si tienes un pie equino

portada

Si debido a tu lesión neurológica tienes un pie equino aquí van algunos consejos para que puedas prevenir retracciones capsulares, rigideces articulares y acortamientos musculares. En el caso de que ya las tengas, será cuestión de dedicar más tiempo, pero siguiendo estas recomendaciones podrías mejorar el contacto de tu pie con el suelo y conseguir mejor movilidad para tu pie.

Como ya debes saber, debido a tu desalineación articular, cuando apoyas el pie estando de pie o al caminar, hay gran parte del peso del cuerpo que recae en la punta y en la parte lateral del pie. Por ello lo que debes trabajar es el apoyo del talón y de la parte interna del mismo.

Debes hacer los ejercicios descalzo para permitir al pie el contacto con una superficie plana y controlar bien los apoyos.

  • Primer ejercicio: coloca el pie plano en el suelo y flexiona las rodillas manteniendo el talón en contacto con el suelo. Dirige las rodillas hacia dentro si notas que te falta apoyo en la parte interna del pie.
  • Segundo ejercicio: hazte con una cuña con una ligera inclinación y colócate encima. Una buena idea es colocarla en un sitio de tu casa donde pases unos minutos al día, en el lavamanos del lavabo, por ejemplo. De este modo te asegurarás realizar el ejercicio a diario.

Si tienes dificultades para realizar estos ejercicios no dudes en ponerte en contacto con los fisioterapeutas de la Clínica de Nerorehabilitación para realizar una valoración y que te podamos ayudar en la realización de los mismos.

 

Bipedestador móvil

El bipedestador mantiene la correcta alineación corporal y ayuda al paciente a sostenerse sobre sus piernas mientras deja el tronco libre para realizar movimientos. Tiene dos puntos de apoyo que son claves para mantener a los pacientes de pie, las almohadillas en rodillas y glúteos.

El modelo que tenemos en la Clínica de Neurorehabilitación es móvil, lo que permite a los pacientes realizar reacciones de enderezamiento laterales y anteroposteriores con ayuda de los terapeutas, que pueden colocarse detrás, para guiar el movimiento de cambio de peso de una pierna a otra y de delante hacia detrás. Con la consiguiente exigencia de trabajo reactivo a nivel de la musculatura del tronco.

Si se deja el bipedestador en posición fija, los pacientes tienen ayuda para mantener correctamente alineadas las piernas, mientras equilibran el tronco y se centran en el trabajo de los brazos.

Para los pacientes que se desplazan en silla de ruedas es de vital importancia estar de pie en las sesiones de rehabilitación, para prevenir acortamientos a nivel de tobillos, evitar osteoporosis, activar la circulación sanguínea y normalizar el tono muscular.

Una vez de pie, el paciente, siente el peso del cuerpo en los talones, sus rodillas están desbloqueadas y la pelvis en posición neutra, facilitando la activación de la musculatura abdominal. Se puede trabajar el alcance de objetos, así como la manipulación fina o actividades requieren el uso de ambas manos. En definitiva en la Clínica de Neurorehabilitación utilizamos el bipedestador para sacar el máximo rendimiento de las capacidades de nuestros pacientes.

Formación profesional

La Clínica de Neurorehabilitación de Sant Cugat del Vallés, Barcelona, a parte de estar especializado en el tratamiento de pacientes con enfermedades o patologías neurológicas también es un Centro Formador de Profesionales Sanitarios.
Como centro de formación para profesionales de la área de rehabilitación neurológica (fisioterapia, terapia ocupacional, logopedia y psicología), la Clínica de Neurorehabilitación asegura formación de calidad acreditada y controlada por la Comisión de Formación Continuada del Sistema de Salud del Ministerio de Sanidad.
La formación controlada y bien planificada favorece el progreso científico del ámbito de la neurorehabilitación aportando no solo conocimiento científico pero también nuevas capacidades técnicas a los profesionales en cuestión, sean fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, logopedas o psicólogos.
Con el servicio de formación, cursos, jornadas y talleres para terapeutas, la Clínica de Neurorehabilitación pretende proporcionar condiciones de actualización de conocimientos de los profesionales, mejorar las cualificaciones del personal de las instituciones sanitarias que reciben paciente con enfermedades o patologías neurológicas (Ictus, Esclerosis Múltiple, Enfermedad de Parkinson, etc). A parte de tener en cuentas los conocimientos teóricos y aplicaciones de técnicas y abordajes de tratamiento, la organización de la Clínica de Neurorehabilitación busca dotar a los profesionales capacidades para el correcto reconocimiento y valoración de pacientes y desarrollo de razonamiento clínico.

La Clínica de Neurorehabilitación busca la formación especializada y para eso organiza cursos de especial interés a los profesiones de la rehabilitación como:

  • Cursos de formación en el Concepto Bobath para fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales
  • Curso de control motor de cintura escapular para fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales
  • Curso de formación de rehabilitación de la extremidad superior en pacientes neurológicos
  • Taller de neuropsicologia para fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales y logopedas
  • Taller de terapia espejo en el paciente neurológico
  • Curso de control postural y equilibrio en el paciente neurológico
  • Curso de terapia manual para pacientes neurológicos dirigido a fisioterapeutas
  • Taller de uso de tecnología accesible en neurorehabilitación
  • Entre otros

Si eres profesional activo en rehabilitación neurológica o tienes especial interés en esta área, consulta nuestros programas de formación o contacta con nosotros.

Rehabilitación de la marcha sobre tapiz rodante

El entrenamiento de la marcha puede realizarse sobre una cinta rodante con la posibilidad de disminuir el peso corporal con un arnés. La marcha puede ser asistida de manera manual o robótica.

La repetición intensiva del ciclo de la marcha es el principal impulso sensitivo para promover la actividad motriz. Para alguien que tiene dificultades para mantener la equilibrio y por lo tanto hacer una marcha con un ritmo constante, la cinta permite mantener un ritmo y velocidad y gracias a los asideros o al sistema de suspensión no preocuparse por el equilibrio.

El terapeuta, a la vez que el paciente camina, puede:

  • Mantener la estabilidad del tronco y la alineación con pelvis.

  • Guiar el desplazamiento de peso.

  • Controlar el pie en la fase de apoyo y en la fase de oscilación

  • Controlar la rodilla en la fase de carga.

Es imprescindible la práctica de una actividad para mejorar la ejecución de la misma. Por eso es importante que la marcha se realice a diario y en diferentes momentos del día.

En la clínica de neurorehabilitación nos centramos en mejorar la capacidad funcional de la marcha trabajando las capacidades necesarias para poder caminar con seguridad y con la mejor calidad posible. Y a partir de ahí practicar la marcha lo más que podamos y en diferentes situaciones (interior por tierra, por cinta de marcha, para exterior en diferentes tipos de terreno …)

La cinta de marcha nos permite hacer una práctica más completa del ciclo de la marcha. Tenemos la oportunidad de incrementar la velocidad, la resistencia y optimizar la capacidad aeróbica. Gracias al mantenimiento de una actividad constante, el sistema nervioso activa la musculatura postural que nos ayudará a mejorar la estabilidad, aumenta el tono de la musculatura debilitada y reduce la de la musculatura espástica.

A nivel neurofisiológico está comprobado que el hecho de repetir una actividad constante sobre la cinta permite activar un grupo neuronal que tenemos de manera innata a la médula • espinal (zona lumbar) encargada de activar de manera autónoma la musculatura necesaria para hacer los movimientos del paso durante la marcha. Estos reciben el nombre de Generadores centrales de Patrones (Central Pattern Generators)

La cinta rodante se puede realizar con arnés o sin:

Si analizamos los pros y contras de su uso podemos decir que el arnés nos facilita la carga sobre la pierna afectada, la posición recta y alineada del tronco, nos permite hacer un entrenamiento precoz de la marcha, aumenta la seguridad de la persona a la hora de ponerse a caminar, descarga peso corporal en las piernas y permite mantener más tiempo de marcha ya que reduce la fatiga.

Por el contrario el arnés puede provocar una disminución del trabajo de equilibrio de tronco, y la situación de suspensión desgrava, algo que se aleja de la marcha en la vida diaria.

Para concluir podemos decir que creemos que es muy importante tener una cinta rodante en los centros de neurorehabilitación para poder aumentar la práctica de la marcha, realizar un trabajo aeróbico difícil de conseguir en la vida diaria y mejorar la capacidad funcional de los pacientes.

20180223_104101 20180223_113030

Valoración y tratamiento de la sensibilidad en el paciente neurológico

La falta sensibilidad en las alteraciones neurológicas, ictus, traumatismo cráneo encefálico, lesión medular o en enfermedades neurodegenerativas como esclerosis múltiple o párkinson, es frecuente.

Las alteraciones sensitivas que presentan los pacientes, se relacionan con las capacidades físicas y tienen un impacto negativo en la realización de tareas de la vida diaria. Por ejemplo, va a ser difícil que un paciente transfiera bien el peso sobre una pierna que no siente mientras camina.

De modo que la valoración sensitiva es una parte esencial de la valoración clínica, la percepción que tiene el paciente de su cuerpo será un aspecto clave a tener en cuenta en la planificación del tratamiento. En la Clínica de Neurorehabilitación, utilizamos medidas cuantitativas y precisas para valorar la habilidad sensitiva del paciente, a su vez estas escalas nos proporcionan posteriormente información sobre la efectividad del tratamiento.

Las escalas con mayor utilidad clínica son:

  • Versión Erasmus modified Nottingham Sensory Assessment (EmNSA) que valora sensibilidad táctil, discmiminación y cinestesia (información de la posición de las diferentes partes del cuerpo en el espacio)
  • Sección sensitiva de la Fugl – Meyer Assessment (FMA) que valora sensibilidad táctil y cinestesia.

Sin embargo en la valoración de la sensibilidad no debemos omitir el resto de capacidades sensitivas que permiten al paciente comunicarse con el entorno:

  • Sensibilidad térmica,
  • Palestesia (vibratoria),
  • Barestesia (presión),
  • Barognosia (peso y consistencia),
  • Grafestesia (reconocimiento de trazos),
  • Esterognosia (reconocimiento de objetos, lo que implica normalmente exploración activa).

Para completar la valoración, realizamos una estesiografía: distribución cutánea de la pérdida de sensibilidad. El objetivo es determinar el punto en el que el paciente comienza a percibir una sensación, para dibujar en la piel el límite del área de déficit sensitivo. Lo que permite una cuantificación del área afectada.

DSC07616

En el tratamiento los terapeutas utilizan los receptores sensitivos para estimular el sistema nervioso del paciente. Según Bettina Paeth “movemos lo que sentimos, sentimos lo que movemos”. Una persona que percibe con claridad su cuerpo va a moverlo más y mejor.

En función de las necesidades del paciente, podemos enfocar las sesiones en mejorar la percepción para favorecer el movimiento o en pedir movimiento para lograr percibir.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que los estímulos naturales con los que las personas suelen entrar en contacto, son complejos, pocas veces percibimos un solo tipo de sensibilidad. Es por ello que en nuestros tratamientos utilizamos elementos cuotidianos para realizar los ejercicios, en combinación con ejercicios sensitivos más simplificados, como por ejemplo:

  • distinguir entre vibrado y tocado mediante uso de diapasón
  • reconocimiento de esponjas con distintas densidades
  • reconocimiento de peso

IMG-3286

  • identificación de objetos

esterognosia